El comisario (SR) Miguel Anoni, exjefe de Policía de Canindeyú, quien estuvo el día de la masacre el Curuguaty, afirmó que tanto los policías como los campesinos fueron usados en el caso. “No sé si por el Gobierno de entonces o el siguiente”, dijo.

Anoni realizó esta confesión en conversación con radio ABC Cardinal este miércoles. Es la primera vez que uno de los policías que intervinieron en la masacre donde murieron seis policías y 11 campesinos el 15 de junio de 2012 asegura que hubo una manipulación política de por medio.

“No sé si fue montado o no (el hecho). Eso es lo que uno siente, que sí fuimos usados, no sé si por el Gobierno del momento (Fernando Lugo) o por el siguiente (Federico Franco). Los que fuimos, fuimos con una primera orden de ir desarmados, no sé con qué intención”, manifestó el que fue jefe policial de Canindeyú el día de la matanza.

Anoni se mostró conforme con las condenas que el Tribunal de Sentencia dio a los 11 campesinos acusados dentro del proceso. El excomisario ratificó que fueron los campesinos quienes emboscaron a los policías y que ellos dispararon primero. “Con esta sentencia, lo que uno siente es que se hizo justicia para con todos estos fallecidos”, manifestó.

El exjefe de Policía de Canindeyú relató que él fue enviado en un par de ocasiones a la zona de Campos Morombí para conversar con los líderes campesinos y que fue amenazado por Rubén Villalba – quien recibió una condena de 35 años – en varias ocasiones. Dijo también que cuando intervinieron aquel 15 de junio de 2012 lo hicieron con una orden judicial para desalojar la propiedad, pero que él no llegó a leer el contenido de esa orden ni el documento en sí. “Nos iban a enviar a la ‘boca del lobo’ sin armas. Nos opusimos”, manifestó. “Se suspendió el procedimiento dos o tres veces por lluvia. Había una orden. A mí me tocó más o menos organizar el procedimiento”, agregó.

Anoni afirmó estar “más tranquilo” tras escuchar la condena. “En realidad estoy un poco más aliviado después de escuchar la condena para esta gente, porque al fin después de tanta mentira, de tanta chicana de parte de sus abogados, se pudo llegar al final. Esta gente está cometiendo un hecho aberrante al tomar una institución del Estado (en referencia a la toma de la sala de juicios en Tribunales)”, opinó.

“No sé si fuimos usados por el gobierno anterior o el que vino. Eso es lo que pesa. Nos sentimos usados. Si la gente quiere saber qué pasó en Curuguaty que hable con el personal que estuvo en estos lugares, no tenemos la necesidad de mentir”, concluyó.