julio 13, 2016

Curuguaty: acusan a Rachid de ocultar pruebas

julio 13, 2016

Aitor Martínez, abogado español que investiga el caso Curuguaty, denunció que Jalil Rachid, entonces fiscal asignado a la investigación, ocultó pruebas fundamentales que favorecen a campesinos condenados."Paraguay falsea realidad sobre Curuguaty", acusó.

El abogado español, Aitor Martínez, designado peticionario ante los organismos internacionales por parte de las víctimas de Curuguaty, acusó a Jalil Rachid, asignado en el 2012 para la investigación de la matanza y hoy viceministro de Seguridad Interna, de ocultar pruebas fundamentales que demostraban la inocencia de los campesinos que ayer fueron condenados por la Justicia.

Aseguró que estuvo en nuestro país para realizar su propia recolección de datos sobre el caso ante la "manifiesta unidireccionalidad" de la investigación. En la oportunidad dijo que recogió pruebas contundentes que el por entonces fiscal Rachid optó por ignorar.

"Con todo lo que entregamos a Jalil Rachid, no se quiso investigar", señaló. En este sentido detalló que hubo campesinos que murieron por balazos en la boca "a cañón tocante", como así también pruebas de desaparición forzada teniendo como prueba imágenes de un programa de televisión. "En el caso de Arnaldo Quintana, quien fue herido y quedó con los intestinos destrozados, la Policía le impidió acceder a ambulancias", agregó. Además el caso de dos campesinos más que fueron detenidos en el hospital por supuestamente participar de los hechos, pese a que hay pruebas de que nunca estuvieron en la finca donde ocurrieron los hechos. A esto agregó que la acusación de Rachid no se basa en pruebas científicas ya que la prueba de parafina a los labriegos resultó negativa.

En este sentido, cuestionó duramente la designación del agente fiscal al caso ya que era la abogada Ninfa Aguilar la que debía investigar. "¿Por qué se le dio a él el caso Curuguaty?", se preguntó y se replicó a sí mismo al señalar que resulta muy llamativo que haya sido nombrado siendo novio de la nieta de Blas N. Riquelme (dueño de las tierras ocupadas) y otros hechos. "Se tenía que cerrar tal y como se cerró el juicio político", agregó, para a renglón seguido señalar las autoridades lo eligieron diciendo "pongamos a un fiscal de nuestra cuerda, con vasta experiencia de tres meses (ironía) para que investigue unidireccionalmente y lo demás es una mierda", puntualizó.

Contactar al autor

Jose Salinas jsalinas@ojo.com.py JoseSalinas.12312

El comisario (SR) Miguel Anoni, exjefe de Policía de Canindeyú, quien estuvo el día de la masacre el Curuguaty, afirmó que tanto los policías como los campesinos fueron usados en el caso. “No sé si por el Gobierno de entonces o el siguiente”, dijo.

Anoni realizó esta confesión en conversación con radio ABC Cardinal este miércoles. Es la primera vez que uno de los policías que intervinieron en la masacre donde murieron seis policías y 11 campesinos el 15 de junio de 2012 asegura que hubo una manipulación política de por medio.

“No sé si fue montado o no (el hecho). Eso es lo que uno siente, que sí fuimos usados, no sé si por el Gobierno del momento (Fernando Lugo) o por el siguiente (Federico Franco). Los que fuimos, fuimos con una primera orden de ir desarmados, no sé con qué intención”, manifestó el que fue jefe policial de Canindeyú el día de la matanza.

Anoni se mostró conforme con las condenas que el Tribunal de Sentencia dio a los 11 campesinos acusados dentro del proceso. El excomisario ratificó que fueron los campesinos quienes emboscaron a los policías y que ellos dispararon primero. “Con esta sentencia, lo que uno siente es que se hizo justicia para con todos estos fallecidos”, manifestó.

El exjefe de Policía de Canindeyú relató que él fue enviado en un par de ocasiones a la zona de Campos Morombí para conversar con los líderes campesinos y que fue amenazado por Rubén Villalba – quien recibió una condena de 35 años – en varias ocasiones. Dijo también que cuando intervinieron aquel 15 de junio de 2012 lo hicieron con una orden judicial para desalojar la propiedad, pero que él no llegó a leer el contenido de esa orden ni el documento en sí. “Nos iban a enviar a la ‘boca del lobo’ sin armas. Nos opusimos”, manifestó. “Se suspendió el procedimiento dos o tres veces por lluvia. Había una orden. A mí me tocó más o menos organizar el procedimiento”, agregó.

Anoni afirmó estar “más tranquilo” tras escuchar la condena. “En realidad estoy un poco más aliviado después de escuchar la condena para esta gente, porque al fin después de tanta mentira, de tanta chicana de parte de sus abogados, se pudo llegar al final. Esta gente está cometiendo un hecho aberrante al tomar una institución del Estado (en referencia a la toma de la sala de juicios en Tribunales)”, opinó.

“No sé si fuimos usados por el gobierno anterior o el que vino. Eso es lo que pesa. Nos sentimos usados. Si la gente quiere saber qué pasó en Curuguaty que hable con el personal que estuvo en estos lugares, no tenemos la necesidad de mentir”, concluyó.

Contactar al autor

Jose Salinas jsalinas@ojo.com.py JoseSalinas.12312

Tras el tenso episodio registrado esta mañana en la Penitenciaría de Tacumbú, la Policía reforzó la seguridad dentro y fuera del recinto penitenciario, mientras los internos siguen con el control de uno de los pabellones.

Un segundo pelotón de agentes antidisturbios y de la Fuerza Operativa de la Policía Especializada (FOPE) ingresaron al patio de la prisión para sumarse al primer contingente, ya que la tensión sigue latente entre los reos, informó Alejandro Acosta, periodista de ABC Color.

Los internos de pabellón Nº 5 de máxima seguridad se “atrincheraron” tras el episodio, motivo por el cual se ordenó el ingreso de más tropas, que todavía no han actuado. El comisario Tomás Cristaldo, jefe de Policía del Área Metropolitana, dijo que personal de la Fiscalía está dialogando con los reos con el fin de llegar a un acuerdo y no tener que usar la fuerza.

En dicho sitio están encerrados miembros del Primer Comando Capital (PCC) y de la banda criminal autodenominada ACA, entre otros. Personal de la Fiscalía llegó al establecimiento penitenciario.

En los alrededores se puede observar la presencia de carros hidrantes, ambulancias y se convocó a bomberos voluntarios, con el fin de garantizar al máximo la seguridad y la atención en caso de cualquier eventualidad. 

Poco después de las 7:00 de hoy, durante una requisa sorpresiva fueron tomados como rehenes los guardiacárceles Francisco Paredes y Néstor Bogado; este último recibió un golpe en la cabeza aparentemente con el mango de un puñal de fabricación artesanal.

Contactar al autor

Jose Salinas jsalinas@ojo.com.py JoseSalinas.12312